OPINIÓN

Editorial, enero 2010

De nombramientos, normativas y arbitrajes

El presidente de Estados Unidos ya se ha decidido. Ha elegido a Howard Schmidt para trabajar en el Consejo de Seguridad Nacional de EEUU como coordinador de Seguridad Cibernética, un cargo que Obama ya pensó en crear el pasado mes de mayo, como consecuencia de los problemas de ciberseguridad que él mismo sufrió.

Schmidt es uno de los fuertes en seguridad del panorama internacional. Este veterano de las Fuerzas Aéreas de EEUU y del FBI, y antiguo asesor del presidente George W. Bush, es presidente de la Information Systems Security Association (ISSA) y trabajó como jefe de Seguridad en Microsoft y como director de Seguridad de la Información en eBay. Una de sus principales funciones será la de orientar la coordinación de la política de seguridad informática del gobierno federal tanto para las agencias militares como las civiles.

Ante este nombramiento, solo podemos quitarnos el sombrero, por un lado, por lo acertado de la elección del candidato, y por otro, por el refuerzo que Estados Unidos da a la seguridad cibernética que, como primera potencia mundial, seguro que arrastrará a otros muchos países en la iniciativa.

Gracias a este tipo de nombramientos, en los que se piensa en líderes sobradamente preparados, que guíen a los Gobiernos a desarrollar sabias estrategias de seguridad, también a través de la Red, y sirvan de ejemplo para los que van más lentos aún.

Gracias a normativas y legislaciones nacionales, comunitarias o de otros estados, que se ponen en marcha ya sea de manera pionera o por directrices que nos determinen el marco de actuación local y el impulso de la seguridad en el uso de las tecnologías.

Gracias a órganos decisivos como el aprobado Tribunal Europeo de Asuntos Informáticos, que actúe en delitos relacionados con la seguridad, como el envío masivo de malware, la suplantación de identidad o las falsificaciones virtuales, con el fin de ampliar un "espacio" que hoy parece no tener fronteras solo para los criminales.

En la intervención que Schmidt nos dejó en Barcelona en noviembre de 2008, como invitado de la IV Jornada de ISMS Forum Spain, dejó bien claro que en el mundo global de las telecomunicaciones las amenazas actuales constituyen un problema de seguridad nacional. Un problema crítico que puede afectar directamente al corazón económico de nuestras sociedades, ya que realmente no hay una autoridad mundial a cargo, sino que todos somos responsables.

Pero estos avances -el de su propio nombramiento- como el de otros organismos internacionales como la europea ENISA o los todavía más cercanos, tales como el Centro Criptológico Nacional (CCN) del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), el Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación (INTECO), la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), entre otros, hacen que la concienciación se vaya expandiendo, que el mensaje que al principio tan solo unos pocos evangelizaban, sea escuchado, comprendido y asumido por cada vez mayor número de personas.

Ante el nombramiento de Schmidt solo podemos quitarnosel sombrero, por lo acertado de la elección del candidato y porel refuerzo que Estados Unidos da a la seguridad cibernética que,como primera potencia mundial, seguro que arrastra a otros muchos países en la iniciativa

En España, 2010 será un periodo para ver resultados en la práctica de la implantación real de leyes como la 11/2007, que a todos tiene alterados.

También veremos y analizaremos los ansiados -y necesarios- Esquema Nacional de Seguridad (ENS) y Esquema Nacional de Interoperabilidad (ENI) que determina dicha ley; el primero, para establecer la política de seguridad en la utilización de medios electrónicos, y el segundo, para crear y favorecer las condiciones necesarias para asegurar un adecuado nivel de interoperabilidad que permita el ejercicio de derechos y el cumplimiento de deberes a través del acceso electrónico a los servicios públicos.

Un interesante año en el que se abre también la actividad a otra gran idea, promovida por AETIC, AEC, AUTELSI y ALETI, asociaciones que, junto a la Cámara de Madrid, han constituido la sección de Consultoría y Tecnologías de a Información y Telecomunicaciones en la Corte de Arbitraje de Madrid.

Volver

Newsletter

¿Quieres estar informado? Ya puedes suscribirte GRATIS a nuestra newsletter mensual