ENTREVISTA

Mario García, Director general de Check Point para España y Portuga

"Queremos que nuestros clientes puedan bloquear los ataques antes de que lleguen a sus redes"

11/12/2017
La ciberdelincuencia se ha convertido en una industria liderada por un sinfín de mafias criminales que invierten todo su tiempo y medios técnicos para crear malware con el que conseguir grandes sumas de dinero; y el sector de la ciberseguridad no ha tenido más remedio que adaptarse a esta nueva realidad. Una de las empresas que más empeño está poniendo en ello es Check Point, que ha desarrollado la solución SandBlast, con la que ayuda a las organizaciones a salvaguardar su información.

Este año hemos vivido un repunte de los ciberataques, con una especial incidencia del ransomware; véase casos tan graves como WannaCry o Petya. Ahora que acaba 2017, ¿qué valoración hace?

WannaCry, Petya o, más recientemente, Bad Rabbit son los ejemplos más visibles de lo que el ransomware puede hacer a las empresas, pero no son los únicos casos. No tan mediáticos, se han producido otros ataques este año que han causado muchísimos más daños, como fue el de Equifax. 

En 2017 las compañías se han tenido que enfrentar a un secuestro online cada 40 segundos, y todo parece indicar que el año que viene el número de amenazas por minuto seguirá aumentando. Los usuarios, por su parte, reciben un ransomware cada diez segundos.

Además, los ciberdelincuentes trabajan a diario en nuevas formas de infectar los equipos de personas y compañías. El phishing y la ingeniería social son cada vez más difíciles de detectar, y están apareciendo nuevos métodos de infección más propios de otros tipos de amenazas, como los desplazamientos laterales o los exploits de vulnerabilidades.

Y en cuanto a la tecnología disponible para hacer frente a este tipo de incidentes, ¿cómo ha evolucionado en estos últimos meses?

La tecnología anti-ransomware ha evolucionado de tal forma que es capaz de evitar los ciberataques evasivos de extorsión, indetectables para los antivirus convencionales y otras soluciones de protección contra malware. Las herramientas más avanzadas, como SandBlast Agent con anti-ransomware, utilizan un motor de análisis de conducta especialmente diseñado para este propósito, capaz de detectar y remediar infecciones de ransomware en el endpoint. Su tecnología sin firma evita depender de actualizaciones continuas y puede funcionar tanto online como offline.

Las soluciones modernas son capaces de aislar de manera automática las infecciones de ransomware y ponerlas en cuarentena. Además, recuperan los archivos cifrados antes del ataque.

¿Cuáles son las amenazas de todo tipo, para cualquier sector y clase de plataforma que están marcando un antes y un después a la hora de proteger los sistemas de información de las empresas?

En la actualidad, nos enfrentamos a una gama muy amplia y variada de amenazas. La ciberdelincuencia ha experimentado un cambio de modelo. Hace unos años, hackers individuales o en pequeños grupos atacaban las empresas por su cuenta; y hoy hemos de hacer frente a una verdadera industria basada en mafias criminales, que invierte tiempo y medios técnicos para conseguir grandes sumas de dinero. Además, el negocio de la ciberdelincuencia se ha convertido en una cadena de valor.

Todos somos víctimas potenciales. En España encontramos tecnologías que están atacando a las personas y a los negocios de forma sistemática. Este tipo de amenazas impulsa la creación de formas diferentes de luchar, ya que las soluciones tradicionales de seguridad no son suficientes. Es imprescindible actualizar los sistemas y contar con medidas de seguridad avanzadas para poder responder a estos nuevos tipos de ataques.

Para acceder al contenido completo pincha aquí.

Palabras clave:

Volver

Newsletter

¿Quieres estar informado? Ya puedes suscribirte GRATIS a nuestra newsletter mensual