Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
OPINIÓN

‘Deep Web’: el lado oscuro de Internet

Elena Ruiz Larrocha, Doctora en Ingeniería Informática. Profesora de la ETSI de Informática de la UNED

Roberto José Fernández García, Ejecutivo de Cuentas en Telefónica. Estudiante de doctorado

30/06/2016
Para comprender la Deep Web o web profunda, primero debemos entender que las páginas que los ciudadanos visitan habitualmente pertenecen a la surface web o web superficial (Google, Wikipedia, Amazon, etc.).

Para comprender la Deep Web o web profunda, primero debemos entender que las páginas que los ciudadanos visitan habitualmente pertenecen a la surface web o web superficial (Google, Wikipedia, Amazon, etc.). Esta última es la que todos conocemos, mientras que la Deep Web, el lado oscuro de Internet, es una red de webs de difícil acceso al usuario común donde pululan todo tipo de hackers(1), agentes gubernamentales, altos cargos militares y las peores lacras de la sociedad.

En la Deep Web se puede encontrar información que roza la ilegalidad o bien es completamente ilegal: páginas, foros, wikis, manuales, anuncios y artículos sobre venta de órganos, drogas y armas, compra de productos robados, hackers, contratación de sicarios, ebooks de todo tipo, pedofilia, necrofilia, zoofilia, violación y demás parafilias, canibalismo, guerrillas, asesinatos, secretos corporativos, documentos clasificados de empresas o Gobiernos, terrorismo mundial, tráfico de seres humanos y un gran etcétera.

En la surface web hay buscadores y se pueden buscar páginas de forma simple (se dice que las mismas están indexadas), todo está interconectado. En cambio, en la Deep Web no es así y hay pocos buscadores que, además, contienen muy pocas páginas en sus bases de datos. Imaginemos la surface web como la punta del iceberg donde habita tan sólo el 4 por ciento de Internet y más allá, en lo profundo, se encuentra el 96 por ciento restante.

Básicamente, la Deep Web es toda aquella información en formato de sitio web (u otros diferentes) que no se encuentra indexada por los motores de búsqueda en ese 96 por ciento de Internet, donde se localiza información clasificada, páginas olvidadas y actividades delictivas. En definitiva, en la Deep Web se encuentra lo que moral y legalmente no está permitido subir al Internet “normal”.

Consideraciones de acceso

A la web profunda no se puede acceder, como si fuese cualquier página, por las siguientes razones:

  • Estructura de la URL. Las URL tradicionales que conocemos poseen el formato www.paginaweb.com. En la Deep Web están cifradas y tienen este otro formato: asd67asdt124byasdfyieerbhi34y8 (punto) onion.
  • Navegadores. Los que usamos habitualmente (Firefox, Chrome, Internet Explorer, etc.) no están diseñados para permitir el acceso a este tipo de URL.
  • Ilegalidad. En la mayoría de países es ilegal el solo hecho de entrar a la Deep Web. Así que se deben tomar precauciones con el objetivo de no ser rastreado. En España está prohibido el acceso a determinados contenidos, pero, por supuesto, siempre hay maneras de conseguir el anonimato. 
    Para navegar por la Deep Web se deben tomar muchas precauciones y considerar varias reglas básicas para mantenerse seguro (al menos, lo más posible).
  • Es necesario utilizar el navegador Tor(2) u otros similares para entrar en la Deep Web. De no hacerlo, el internauta se pondrá en riesgo y no podrá acceder a sitios .onion.
  • Evitar los sitios con las referencias pedo bear, hard candy o pr0n infantil, ya que son muy desagradables.
  • No descargar nada; o, al menos, nada de lo que no se esté seguro.
  • Evitar los markets, a menos que se busquen drogas, órganos, trata de personas, etc.
  • No hacer amigos en la Deep Web. Lo mejor es pasar inadvertido.
  • No utilizar la cuenta personal de correo electrónico ni registrarse en sitios.
  • No activar plugins.
  • No bucear demasiado profundo en la Deep Web. Cuanto más abajo se llegue, más riesgo hay de toparse con cosas que no se desean ver o que otros no quieren que sean vistas.

Para acceder al artículo completo pincha aquí

Volver

Newsletter

¿Quieres estar informado? Ya puedes suscribirte GRATIS a nuestra newsletter mensual