Valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
OPINIÓN

José María Ochoa, Área Manager de OneseQ

‘Cloud’ y seguridad: dos piezas imprescindibles para el éxito en el cambio

Se han escrito infinidad de teorías y bondades para animar a las compañías a realizar cambios profundos en el seno de sus instituciones y, así, iniciar el camino hacia la transformación digital. El nuevo paradigma que se nos presenta supone un giro conceptual sobre cómo orientamos nuestros negocios.

Actualmente, nos encontramos en el momento ideal para detenernos y examinar el funcionamiento de nuestras organizaciones. Es nuestro deber analizar cómo nuestras empresas deben actuar en el mercado y cómo pueden ampliar sus horizontes, buscando ofrecer lo que las generaciones digitales piden y pedirán en el futuro. Los negocios deben adaptar toda la maquinaria y sus procesos al ámbito digital, para no quedarse atrás. No nos engañemos, en el ámbito digital es donde realizaremos el 100 por ciento de las transacciones en un futuro muy muy próximo.

Los desarrolladores de negocio han encontrado un aliado estupendo a la hora de desarrollar sus modelos sin contar, en muchas ocasiones, con los departamentos de TI (Tecnologías de la Información). Han insistido en probar sus “nuevas formas”, consumiendo tecnología como si no lo hicieran, además de comprar realmente computación y espacio de almacenamiento como si adquirieran cualquier otra utility de espaldas a TI.

Las corrientes, con el tiempo, nos van empujando a todos a subirnos a ellas y los departamentos de TI han comprendido que esto es inevitable y que supone un cambio en la forma de hacer las cosas y en la manera de afrontar sus proyectos, dándose la vuelta a la tortilla. Un alto porcentaje de las entidades adoptaron la idea del cloud y lo hicieron su aliado. La nube les facilitó la renovación tecnológica y la apertura de las barreras de los “cortos presupuestos” que manejaban en TI en la época de la crisis.

Ahora, desde hace ya unos años, el “bebé” está creciendo; la maduración de los servicios cloud (ya sean privados, híbridos o públicos) es exponencial y cada día consumimos más “aaS”. Con la madurez de las soluciones, pasa igual que con la madurez de los “bebés”, son muchos los peligros que acechan, aunque también existen las buenas noticias y las oportunidades.

Seguridad en la nube

Los proveedores cloud y los fabricantes de seguridad IT nos adelantamos, puesto que algunos de nosotros vislumbramos que la mejor manera de potenciar la ciberseguridad era desarrollar servicios de seguridad en la nube. Desarrollar y acelerar tecnologías que muchas compañías ni siquiera podían permitirse, en entornos onpremise, fue una gran oportunidad. No hay que olvidar que el grueso de las compañías en España son pequeñas y medianas empresas; el 99,9 por ciento según datos de Dirce (2017), para ser exactos. Debemos tener en cuenta que, en un futuro, los negocios actuales, el motor del país, se convertirán en negocios digitales.

FWaaS, WAFaaS, ADSaaS, SandBoxaaS, IDaaS y un larguísimo etcétera son servicios que ofrecen las capacidades y las posibilidades de securización con las que muchas compañías soñaban cuando se operaba en CPDs propios. Si, además, lo conjugamos con servicios de valor como la cibervigilancia, el levantamiento y la respuesta ante incidentes, las capacidades forénsicas, etc., el puzle está completo.

No debemos caer en lo que caímos anteriormente: líneas y líneas de seguridad perimetral, de sondas, de sistemas de prevención como los antivirus, sin apenas gestión de los mismos. Es necesario que apliquemos gestión a las soluciones, o bien las dejemos en manos de entidades que estén orientadas hacia ello. Compañías que basan su valor en la gestión y que además nos aportarán un enriquecimiento mayor, ya que tienen mucha más visibilidad de la amenaza externa. Asimismo, este tipo de entidades comparte información con las fuentes de defensa necesarias y contextualizan las posibles amenazas. Todo ello nos posibilitará adelantar la respuesta al punto más cercano posible del origen.

Más seguridad

Desde OneseQ, el área de ciberseguridad de Alhambra-Eidos, creemos firmemente que gracias a la transformación digital y a la adopción del cloud, un grandísimo número de compañías son ahora más seguras de lo que lo eran anteriormente. Actualmente, estas empresas se pueden permitir unos niveles y unos estándares de normalización, en el ámbito de la gestión de procesos y de seguridad, que ni hubieran soñado en épocas anteriores. El cloud ha sido la “democratización del ámbito de operación digital” y yo diría que, ahora mismo, también es “el acelerador de las capacidades de ciberseguridad” para muchas de las firmas que seguro triunfarán en un futuro con sus estrategias digitales.

Aprovechemos la época de eclosión, de desarrollo exponencial de servicios que el contexto TI va a poder poner encima de la mesa. Elijamos proveedores con capacidades que aporten valor a las soluciones e incluso que aporten soluciones que se incrusten y posibiliten formas de desarrollar los propios negocios digitales de las compañías. Sintámonos más seguros, eliminemos el “San Benito” de que el cloud es un peligro. Confiemos y desarrollemos los procesos de control necesarios y tiremos de los hilos que expongan las fortalezas y las debilidades de los mismos para generar bien el mapa de controles. En ningún caso, paremos de pensar en cómo transformar nuestro negocio en base a las nuevas tendencias.

Mientras tanto, aquí estaremos, aportando soluciones y valor a las organizaciones y a sus negocios, aplicando lo que la tecnología nos ofrece y entendiendo que el modelo ha cambiado, tarea que deben imponerse negocios y servicios.

Palabras clave:

Volver

Newsletter

¿Quieres estar informado? Ya puedes suscribirte GRATIS a nuestra newsletter mensual