Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
OPINIÓN

Miguel Suárez, Practice Manager de Symantec Iberia.

Protección de datos

Gobiernos y organizaciones, a favor proteger la información confidencial

El cumplimiento de las normativas para la protección de datos precisa que las organizaciones realicen un mayor esfuerzo para encontrar, dar a conocer y solucionar los problemas relacionados con las fugas de datos.

Estas tareas se corresponden con las actividades de coste relacionadas con la detección y la intensificación; la notificación y la respuesta a posteriori (respectivamente).

Precisamente, el gran aumento de la respuesta a posteriori puede reflejar un aumento de las actividades de cumplimiento, ya que esta etapa requiere a menudo más inversión que el proceso de notificación.

Ésta es una de las conclusiones que se desprenden del segundo informe anual de 2010 sobre el coste mundial de las filtraciones de datos ("2010 Global Cost of a Data Breach"), realizada por Ponemon Institute y Symantec, en donde se indica que el coste medio de una fuga de datos ha alcanzado en estos momentos la cifra de cuatro millones de dólares, un incremento del 18 por ciento desde 2009, y el coste medio por registro comprometido aumentó un 10 por ciento, hasta 156 dólares.

Lo que significa que los costes derivados de las pérdidas de datos están aumentando en todo el mundo.

Las cuantías correspondientes a filtraciones de alto riesgo son las más altas y las que más suben

Podemos asegurar que las cuantías correspondientes a las filtraciones de alto riesgo, sujetas a leyes y a normativas, son las más altas y las que más suben y, por el contrario, los costes de los tipos de filtraciones no sujetos a leyes y normativas son los menores y los que experimentan un menor crecimiento –o incluso una disminución-.

En todos los casos, las compañías están adoptando una actitud más proactiva en vista del agravamiento de las amenazas que conducen a las filtraciones de datos, unas fugas que tienen como causas principales:

  • Los ataques maliciosos o criminales. 
  • Errores de terceras partes realizados por agentes externalizados. 
  • Portátiles perdidos o robados u otros dispositivos móviles que contienen datos 
  • La negligencia.
  • Los fallos de los sistemas.

Pero lo realmente interesante es lo que se esconde detrás del incremento de los costes mundiales de las filtraciones de datos: el hecho de que las compañías tengan que hacer frente a unas intensas presiones para mejorar la seguridad de los datos.

En los últimos tiempos hemos observado una gran cantidad de incidentes, muy publicitados en los medios de comunicación de todo el mundo, relacionados con las pérdidas de datos o robo de información confidencial y, aunque este tipo de noticias no representa ninguna novedad, lo interesante es la evolución de las normativas en este terreno y los pasos que los gobiernos están dando para fortalecer la vigilancia de la privacidad de los datos.

Envía tu comentario

Los campos marcados con * son obligatorios

Volver

Newsletter

¿Quieres estar informado? Ya puedes suscribirte GRATIS a nuestra newsletter mensual