Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
REPORTAJE

La 'Ley PIC' abre un intenso diálogo sobre las funciones de Seguridad

16/04/2012 - Ángel Gallego
Sin duda alguna, la regulación que impulsa la protección de las infraestructuras críticas, junto con la sombra que acecha una nueva y renovada Ley de Seguridad Privada, han puesto en alerta a todos los profesionales que quieren participar en esta aportación a la Seguridad Global.

La visión de una seguridad parcelaria y divergente es una cuestión del pasado. A pesar de que todavía existen voces reacias a la convergencia, la gran mayoría de las organizaciones son conscientes de que un universo de amenazas globales y una normativa que obliga a protegerse con un enfoque holístico invitan a caminar por la senda de una dirección única en Seguridad Integral. De hecho, la conocida como 'Ley PIC' (Ley 8/2011, de 28 de abril) y la cada vez más factible apuesta de la Administración por reformar y renovar la Ley de Seguridad Privada (Ley 23/1992, de 30 de julio) han despertado inquietudes entre los profesionales de todos los ámbitos de la Seguridad y, muy concretamente, las de los expertos en Seguridad de la Información, quienes consideran su aportación como clave para la protección de los activos de las organizaciones, en general, y para las estrategias de ciberseguridad de las Infraestructuras Críticas (IC), en particular.

Así pues, RED SEGURIDAD, ferviente impulsora de la convergencia, recoge el guante de esta necesidad directamente de la mano de ISACA Madrid, asociación que se esfuerza por conjugar precisamente el diálogo con los profesionales de la Seguridad Corporativa para tratar este asunto. Por ello, esta publicación, gracias al patrocinio del capítulo central de la agrupación, vuelve a sentar en una misma mesa de debate a algunos de los actores más significativos de la escena institucional, pública y privada para abordar esta cuestión. En esta ocasión, acompañó a ISACA Madrid una de las asociaciones de Seguridad más longevas, como es ASIS, que estuvo presente con su capítulo español, así como otras organizaciones como Endesa, el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), RSI Grupo Caja Rural y la Unidad Central de Seguridad Privada (UCSP) del Cuerpo Nacional de Policía (CNP).

Es manifiesta la confusión semántica que existe en torno a la Seguridad, tal y como recordó la directora de RED SEGURIDAD, Mercedes Oriol Vico, habitual moderadora de estos encuentros: "Nos hemos encontrado con muchos profesionales de la seguridad patrimonial -la tradicional- que confunden Seguridad Integral con la confluencia de la seguridad física y la electrónica; y, desde la parte de seguridad lógica, con que algunos identifican la Seguridad Integral con la patrimonial".Tras este breve apunte, la periodista dio paso a Antonio Ramos García, presidente de ISACA Madrid y CEO de Leet Security, con la intención de que expusiera el interés de esta asociación por la Seguridad Integral, dado los diferentes perfiles dentro de la misma, además de su tradicional posicionamiento en la certificación de auditor.

En este sentido, Ramos García explicó que existe verdadera inquietud por ver hacia dónde va a evolucionar la convergencia, que ha hallado en la Ley PIC un elemento dinamizador: "Es importante que se empiece a trabajar de verdad en esto y que no haya silos independientes si hablamos de Seguridad, porque lo más eficiente es que ambos mundos se entiendan, aunque existan especialistas en cada área". Muestra de esta voluntad de aunar esfuerzos es el acuerdo que firmó ISACA Madrid con ASIS España durante la pasada edición de la feria Sicur (el pasado mes de febrero), una rúbrica que fomentará el intercambio de ideas en materia de integración.

Jaime Sánchez-Cano Torres, director de Previsión Social y Seguridad de Endesa, ofreció un punto de vista muy interesante sobre la convergencia, debido a su formación y trayectoria profesional, procedente del área de Recursos Humanos (RRHH) y alejada, por tanto, de la disciplina que nos ocupa. Hasta hace poco, su organización -que se ciñe a la definición de Infraestructura Crítica (IC)- entendió la Seguridad desde una óptica tradicional, asociada a la acepción patrimonial de la misma: "No estaba gestionada como una función global, sino que existía una unidad especializada de seguridad patrimonial y a la vez actividades de seguridad dispersas en las distintas áreas y divisiones de negocio. Con lo cual, no había una función de Seguridad como tal , ni fácilmente identificable para todo el ámbito de la empresa -lo mismo en España, que en nuestras filiales en Latinoamérica-. Así en un momento determinado se estima la necesidad de constituirla como una función corporativa. Por determinadas circunstancias -quizá por el apego tradicional a la seguridad de las personas-, se decide ubicarla en Recursos Humanos, y es aquí donde aparezco yo", explicó el directivo, que dentro del área de RRHH ha estado dedicado fundamentalmente a la Previsión Social (compromisos por pensiones, seguros de vida, asistencia médica...), de ahí el 'apellido' compuesto de su Dirección.

Sánchez-Cano defendió la idea de Seguridad Integral: "integral en cuanto a un proceso único no solo por los activos que se puedan estar protegiendo sino por los riesgos o amenazas que se pueden estar combatiendo. Y también por la necesidad de la visión de continuidad de negocio, y por ende, darle un carácter corporativo y global". Un modelo que también están llevando a Latinoamérica.

Para este directivo, que la Seguridad forme parte de RRHH supone una ventaja, ya que además de integrarla en un área corporativa y, por tanto, global, permite, dada la capacidad que desde RRHH se tiene para incidir en la cultura de las organizaciones, incorporar la seguridad como un rasgo de dicha cultura. "No obstante creo que la Seguridad tiene personalidad autónoma suficiente y, por tanto, debería poder funcionar de manera eficaz en cualquier empresa con independencia de su ubicación organizativa".

Pausado pero rotundo, tomó la palabra Abelardo Ramos Frade, inspector jefe de la Sección Operativa de Colaboración de la Brigada Operativa de Empresas de la Unidad Central de Seguridad Privada (UCSP) del Cuerpo Nacional de Policía (CNP), preguntado por la moderadora sobre la conveniencia de incluir la Seguridad Integral en una futura Ley de Seguridad Privada. "Entrará, lógicamente. Somos una organización abierta que estamos dentro de la sociedad, y la sociedad está viviendo cambios que deben de ser recogidos en la futura Ley, siendo el Plan Integral de Colaboración del CNP con la Seguridad Privada, "Red Azul", una herramienta para esa integración".

El inspector jefe afirmó que la nueva Ley de Seguridad Privada, que se está diseñando actualmente, debe de responder a esta nueva realidad social y empresarial: "Han pasado 20 años desde la anterior Ley y lo que pretendemos es ajustarla a la situación actual y que sirva para el futuro". La idea de Seguridad Integral que posee la UCSP engloba cuatro convergencias, que Ramos Frade matizó. "La lógica-física, que se ha dado en función del desarrollo tecnológico. Hoy los sistemas físicos están totalmente ligados a sistemas electrónicos, y esa relación se asume dentro de la nueva Ley, puesto que en 1992, solo se contemplaba la seguridad física, pura y dura". El segundo binomio que destacó es el de "la tecnología y el factor humano, que tienen que caminar en la misma dirección". Un tercero, "entre Safety y Security, mirando todo frente a un riesgo" Y, por último, el de la Seguridad Pública y Privada. "Hemos pasado de una colaboración unidireccional a una situación de corresponsabilidad y confianza, líneas que están en nuestros planes estratégicos, en "Red Azul" y en todos los planteamientos que nosotros hacemos -dijo Ramos Frade-. Nunca como ahora ha sido una responsabilidad de todos afrontar la Seguridad y los riesgos globales, y más cuando la coyuntura actual apunta a que la 'tarta' de la Seguridad cada vez tendrá más trozos para la Seguridad Privada y menos para la Pública", apostilló. Se refería con esto al concepto liberal del desarrollo de la Seguridad Privada que se relaciona con la reducción de presupuestos y de personal en la Seguridad Pública de los años 80 y 90, lo que impulsó un despegue del sector, algo que recuerda a la situación que estamos viviendo en 2012.

Juan Gros, vocal de ASIS España

Volver

Newsletter

¿Quieres estar informado? Ya puedes suscribirte GRATIS a nuestra newsletter mensual