Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
ENTREVISTA

Eugenio Pereiro, Jefe de la Unidad de Investigación Tecnológica de la Policía Nacional

Guardianes de la Red

“Necesitamos procedimientos más ágiles y eficaces para afrontar los desafíos tecnológicos”

03/03/2016 - A.B. y E.G.
Entrevistamos al comisario principal Eugenio Pereiro, jefe de la Unidad de Investigación Tecnológica de la Policía Nacional, que cuenta con una extensa hoja de servicios que le ha llevado a liderar una de las áreas con más proyección de la Policía Nacional.Gracias a su labor y a la de los 85 miembros de esta Unidad, el año pasado se detuvieron a más de 750 personas por delitos tan graves como la explotación sexual infantil `online´ o el fraude. En esta entrevista desgrana algunas de las claves y dificultades de la investigación policial en la Red.

La ciberseguridad es actualmente una de las principales preocupaciones para el Ministerio del Interior. ¿Qué acciones lleva a cabo el Cuerpo Nacional de Policía (CNP) frente a este reto?

El Plan Estratégico del Cuerpo Nacional de Policía 2013-2016 reconoce la ciberseguridad como una de las prioridades de la institución. El Plan establece como objetivos generales la lucha especializada contra el cibercrimen; la colaboración con los sectores público, privado y académico; la formación específica en el ámbito de la ciberseguridad; la contribución al establecimiento de una cultura de la ciberseguridad en la sociedad, las instituciones y el sector privado; y la participación en las principales estructuras policiales internacionales de carácter multilateral (Europol, Interpol y Ameripol).

¿A qué amenazas se enfrenta la sociedad española cuando hablamos de la Red?

Las amenazas son reales, graves y crecientes. En general se caracterizan por su globalidad, transnacionalidad, sofisticación y constante evolución. El espectro en el que operan es muy variado, pero destaca la explotación sexual infantil online, los fraudes digitales, los ciberataques y la comisión de variadas actividades delictivas a través de las redes sociales, especialmente las que adoptan formas de acoso.

¿Qué tipo de técnicas y herramientas utilizan más los ciberdelincuentes?

La ingeniería social constituye una técnica recurrente para los ciberdelincuentes. Combinan actividades de los mundos offline y online para engañar a las potenciales víctimas obteniendo información muy relevante para la posterior comisión de ciberdelitos.

También las técnicas basadas en el anonimato y la encriptación están de plena actualidad.

Igualmente la ciberextorsión a ciudadanos, instituciones y empresas ha experimentado un notable incremento. En estos casos, los pagos económicos se exigen, de forma prioritaria, a través de criptomonedas, lo que supone un añadido a la complejidad investigativa dada su difícil trazabilidad y la ausencia de un organismo centralizado y regulador.

Las principales herramientas utilizadas por los cibercriminales son las redes anónimas, como TOR, la Deep Web, las VPN, foros cerrados, datos de registro falsos, conexiones ajenas, bullet proof hostings o servidores anónimos, sistemas de pago anónimo y el uso de servicios de comunicación cifrados.

Cuando hablamos de Internet, el concepto de territorio es algo difuso porque lo que se provoca en un país se manifiesta en otro u otros; es decir, no hay fronteras. Desde esta perspectiva, ¿cómo se pueden perseguir los delitos eficazmente cuanto hay tal indefinición de la normativa internacional para el entorno online?

Desde un punto de vista técnico-jurídico, la eficacia en la lucha contra una amenaza eminentemente transnacional como el cibercrimen pasa por tres exigencias. La primera es la adopción de legislaciones nacionales adecuadas, que contemplen la tipificación, la persecución, los procedimientos, la jurisdicción y la responsabilidad de los proveedores de servicios de Internet. La segunda es la armonización de las legislaciones nacionales en el plano internacional. Y la tercera es la cooperación internacional, cimentada a través de la extradición, la asistencia legal mutua, el reconocimiento de las sentencias judiciales de otros países y, debido a la naturaleza volátil de las evidencias digitales, la preservación de los datos informáticos. Y todo ello bajo parámetros de dinamismo y rapidez.

Además, es preciso avanzar en algunos aspectos que no gozan de un consenso generalizado. La tipificación de los actos cibercriminales no es uniforme a nivel global. Sirvan como ejemplo las actividades relativas al spam y, en menor medida, al racismo y la xenofobia online, así como el fenómeno del grooming. Incluso la libertad de expresión constituye un elemento de desencuentro en el plano global. Mientras que la mayoría de los países persiguen formas de expresión extremas, como la incitación al genocidio, odio, discriminación, violencia, terrorismo o propaganda para la guerra, otros países mantienen un cierto margen de apreciación por razones culturales o tradiciones legales.

¿Qué mecanismos ha articulado el CNP en los últimos años para potenciar la colaboración en ciberseguridad con los actores públicos y los privados?

En el CNP se ha instalado la necesaria concienciación en materia de ciberseguridad. A este respecto, hay diferentes unidades policiales que operan en varios ámbitos: prevención, protección, investigación.

En el plano investigativo, a la concienciación se suma una inequívoca mentalidad abierta, flexible y colaboradora con los principales agentes críticos que operan en el ámbito de la ciberseguridad, como pueden ser jueces, fiscales, instituciones, empresas, universidades…

La UIT está representada en la Fiscalía de Criminalidad Informática de la Fiscalía General del Estado. Además, mantiene canales de comunicación permanentes con los departamentos de seguridad de las principales empresas y corporaciones de nuestro país.

Miembros de esta Unidad participan de forma continua y activa en la mayoría de foros de ciberseguridad, ya sean públicos, privados o académicos. 

En el escenario internacional, ¿qué iniciativas en las que participa el CNP están dando fruto en ese sentido?

Estamos representados y participamos muy activamente en los principales foros de carácter multilateral, como son el Interpol Global Complex for Innovation, con sede en Singapur, y el Centro de Lucha contra el Cibercrimen (EC3) de Europol, con sede en La Haya (Holanda). Además, el Cuerpo Nacional de Policía ha protagonizado en la última cumbre de directores de policía de Ameripol, celebrada en México DF, la presentación de un proyecto de creación de un centro de lucha contra el cibercrimen en el seno de dicho organismo.

Asimismo, varios especialistas investigadores de la UIT participan –y en varios casos lideran– en grupos de trabajo específicos del ámbito internacional competentes en las principales actividades de las tres grandes áreas del cibercrimen: la explotación sexual infantil online, los fraudes digitales y los ciberataques.

Para ver la entrevista completa pinche aquí.

Volver

Newsletter

¿Quieres estar informado? Ya puedes suscribirte GRATIS a nuestra newsletter mensual