Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
OPINIÓN

José María Ramiro Alegre, Coordinador del Grupo de Trabajo del PES del Sector Industria Nuclear Jefe de la Sección de Estudios sobre Planes del Servicio de Seguridad Física del CNPIC

Plan Estratégico Sectorial de la Industria Nuclear

El sector de la industria nuclear es uno de los doce sectores estratégicos clave para el desarrollo de la vida cotidiana, industrial y de gobierno de nuestro país contemplados en la Ley 8/2011, de 28 de abril, por la que se establecen medidas para la protección de las infraestructuras críticas (‘Ley PIC’).

En la elaboración de este Plan Estratégico Sectorial (PES) han participado los ministerios y organismos del Sistema competentes, definidos en el anexo de la ‘Ley PIC’, como son el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, a través de la Dirección General de Política Energética y Minas, y el Consejo de Seguridad Nuclear. También se ha contado con expertos del sector privado, a través de servicios de consultoría.

El objeto del PES es conocer su funcionamiento general, los activos de los que se compone, los equipos vitales o blancos existentes a nivel estratégico, así como las consecuencias radiológicas de un posible sabotaje o cualquier otra actuación ilegal contra las instalaciones y materiales nucleares y fuentes radiactivas más relevantes. Además, el PES contempla las medidas estratégicas necesarias para su protección.Existe una característica diferenciadora de este Plan y el resto de planes elaborados hasta la fecha (Electricidad, Gas, Petróleo y Financiero), y es que no se aborda desde el punto de vista del servicio prestado por el sector, sino por los efectos adversos que las radiaciones ionizantes emitidas por los materiales nucleares y radiactivos empleados o generados en los distintos ámbitos de actividad del sector tienen sobre la salud y el medioambiente.

Plan Estratégico Sectorial

El Plan Estratégico de la Industria Nuclear se ha estructurado en cuatro capítulos. En el Capítulo I se recogen los instrumentos legales y jurídicos existentes en el sector, referidos principalmente a la protección de las instalaciones nucleares, materiales nucleares, fuentes radiactivas y las prácticas y actividades asociadas contra riesgos antisociales. Esta normativa procede tanto del ámbito internacional del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), la Comunidad Europea de la Energía Atómica (EURATOM) y otros organismos internacionales; como de las leyes, reales decretos, instrucciones, etc., existentes a nivel nacional.

El Capítulo II del Plan define la estructura del sector, que comprende aquellas actividades que guardan relación con el uso de tecnologías nucleares y radiactivas, actividades que están enfocadas a proporcionar dos servicios diferenciados: la generación de energía eléctrica y el uso de la tecnología radiactiva en aplicaciones médicas, medioambientales o industriales.Independientemente de los servicios prestados por el sector de la Industria Nuclear, que en el caso de la generación nucleoeléctrica se contempla en el subsector Eléctrico del sector de la Energía, las tecnologías nucleares y radiactivas son las que aportan la criticidad del sector por las consecuencias radiológicas que puedan tener sobre la salud y la seguridad de las personas, la calidad de vida, los bienes y el medioambiente. Estas gravísimas consecuencias se han puesto de manifiesto en accidentes nucleares y radiactivos ocurridos a lo largo de la historia; el último, en 2011 en la ciudad de Fukushima (Japón) está considerado como uno de los más graves de la historia después del accidente de Chernobyl.El sector de la Industria Nuclear agrupa a una seria de instalaciones que se dividen en dos subsectores diferenciados: el Nuclear y el Radiactivo, que a su vez comprenden distintos ámbitos y segmentos.

Subsector NuclearEn este subsector se incluyen todas aquellas actividades que se llevan a cabo en el conjunto de operaciones industriales a las que se someten los materiales fisionables para su aprovechamiento en un reactor nuclear y comprende desde las etapas de minería hasta las de gestión del combustible gastado. Los distintos ámbitos de actividad de este subsector son:

  1. La generación nucleoeléctrica.
  2. La extracción/fabricación de elementos combustibles.
  3. El almacenamiento de residuos radiactivos.

La generación nucleoeléctrica en España representa aproximadamente el 20 por ciento del total de la producción del sistema eléctrico nacional. Este ámbito de actividad está constituido por una tipología de infraestructuras: las centrales nucleares.Actualmente España cuenta con seis centrales nucleares en explotación, dos de ellas con dos unidades gemelas (dos reactores), una central en cese definitivo y un reactor en fase de latencia. Tanto la construcción como la operación de las centrales nucleares se llevan a cabo por empresas eléctricas.

Todas las centrales nucleares se encuentran en la mitad septentrional de nuestro país, por ser el área con menor incidencia sísmica de la Península.El combustible nuclear usado en los reactores de las centrales nucleares debe retirarse una vez que éste no colabore en el mantenimiento de la cadena de fisiones. Este combustible gastado o irradiado sigue produciendo calor y emitiendo radiaciones de las cuales se debe proteger a los trabajadores, el público y el medioambiente tanto a corto como a largo plazo. El combustible irradiado es inmovilizado en las piscinas de combustible de las propias centrales que debido a su capacidad limitada de almacenamiento han sido suplementada con almacenes en seco denominados Almacenes Temporales Individualizados, ubicados en el emplazamiento de las centrales.

En el ámbito de la Extracción/Fabricación de elementos combustibles, en la actualidad en España han cesado las actividades de extracción y tratamiento de uranio, así como la fabricación de concentrados que se encuentran en sus últimas fases de desmantelación y cierre. La  adquisición de estos elementos se realiza en el extranjero a través de la empresa ENUSA, que también se dedica a la fabricación de elementos combustibles de óxido de uranio y mezcla de éste con óxido de gadolinio en la provincia de Salamanca.

En el ámbito del almacenamiento de residuos radiactivos se distinguen dos tipologías de infraestructuras en función del material almacenado: por una parte, nos encontramos con residuos de alta actividad que contienen radionucleidos emisores alfa de vida larga almacenados en la actualidad en los emplazamientos de las centrales nucleares, bien en piscinas o en almacenamientos en seco (ATI); en un futuro serán almacenados en el Almacén Temporal Centralizado cuya licencia de construcción se está tramitando actualmente y cuya ubicación será la localidad de Villar de Cañas (Cuenca). El otro tipo de residuos formados por elementos radiactivos que no generan calor y que contienen radionucleidos emisores beta-gamma con periodos de desintegración de menos de 30 años son los denominados Residuos de Baja y Media Actividad, actualmente almacenados en el Cabril (Córdoba).

Subsector Radiactivo

Este subsector comprende aquellos locales, laboratorios o fábricas en los que se manipulan, almacenan o producen materiales radiactivos; los aparatos productores de radiaciones ionizantes y, en general, cualquier clase de instalación que contenga una fuente emisora de radiación ionizante. En este subsector se contempla un único ámbito de actividad: las instalaciones radiactivas.

Las tipologías de instalaciones que encontramos en este ámbito de actividad se categorizan en función del potencial de las fuentes radiactivas para causar efectos deterministas para la salud, esto es, efectos relacionados con la dosis irradiada; así, encontramos instalaciones radiactivas con fuentes de categoría 1, 2 y 3. En los últimos años se ha producido en la comunidad internacional un aumento de la preocupación por el control individual de las fuentes radiactivas. Ello es debido a la ocurrencia de sucesos asociados a la presencia de fuentes radiactivas fuera de control en instalaciones industriales convencionales e incluso en lugares de almacenamiento accesibles para el público.

El análisis general de riesgos que comprende el Capítulo III del Plan recoge los riesgos y amenazas que a nivel estratégico pueden afectar a la Seguridad Nacional, centrándose principalmente en el ámbito de la protección contra agresiones deliberadas y, muy especialmente, contra ataques terroristas.A nivel nacional existen actuaciones como el desarrollo de un Evaluación Nacional de la Amenaza donde se analizan y evalúan aquellas amenazas específicas que puedan afectar a las instalaciones que conforman el sector de la Industria Nuclear, de manera que sea posible definir una Amenaza Base de Diseño capaz de fortalecer la seguridad del sector.

Finalmente, el Plan Estratégico recoge en su Capítulo IV una serie de propuestas de carácter organizativo y técnico con el objeto de reforzar los principios de seguridad, implementar medidas de seguridad integral efectivas, tanto físicas como lógicas, así como la promoción de acciones tendentes a lograr el fortalecimiento de las capacidades de los sistemas. Desde el ámbito de la Protección Civil y la gestión de crisis, resulta fundamental la coordinación de los Planes de Protección con los Planes y Procedimientos de Emergencias y actuaciones ante catástrofes, que permitan dar una respuesta rápida y eficaz para restablecer la normalidad de la zona afectada.

Conclusiones

Los resultados del Plan Estratégico Sectorial de la Industria Nuclear marca desde el ámbito de la seguridad los objetivos estratégicos a proteger de forma preferente, así como la planificación que se debe llevar a cabo desde el ámbito de la Administración para aplicar las medidas preventivas y de respuesta operativa necesarias, en función del tipo de amenaza y del nivel de seguridad establecido en cada momento.  

Volver

Newsletter

¿Quieres estar informado? Ya puedes suscribirte GRATIS a nuestra newsletter mensual