APEP firma un acuerdo de colaboración con Latinoamérica en materia de privacidad

acuerdo-privacidad_APEP-ALAP
Por Redacción

La Asociación Profesional Española de Privacidad (APEP) y la Asociación Latinoamericana de Privacidad (ALAP) han firmado un acuerdo de colaboración. A través de él, dichas entidades persiguen promocionar el conocimiento, la formación y la capacitación de los profesionales de la protección de datos de América Latina. Y también generar sinergias entre ambos lados del Atlántico.

De esta manera, el acuerdo facilitará diseñar y promover actividades de divulgación, formación e investigación, así como certificar competencias profesionales. De igual modo, posibilitará que los ciudadanos de Latinoamérica se familiaricen con asuntos relacionados con la protección de datos personales.

El acuerdo entre APEP y ALAP se ha producido en un momento clave del desarrollo normativo en América Latina. En este sentido, el Reglamento Europeo de Protección de Datos (RGPD) se ha convertido en uno de los marcos de privacidad de referencia mundial. Y muchos legisladores latinoamericanos se apoyan en el RGPD para elaborar sus normas nacionales.

Acuerdo de privacidad necesario

Sobre dicha cuestión, Marcos Judel, presidente de APEP, ha observado que «el sector de la privacidad ha experimentado un enorme salto cualitativo y cuantitativo en Europa en los últimos años. Y ahora se inicia el cambio en Latinoamérica. Para nuestra asociación es un honor estar al lado de ALAP y apoyarla con nuestra experiencia en formación y certificación; dos claves para el éxito profesional en nuestro sector».

Por su parte, Juan Pablo Altmark, presidente de ALAP, ha manifestado sentirse muy entusiasmado con esta nueva alianza, ya que «APEP es una de las organizaciones de privacidad con mayor experiencia y relevancia en lo que a capacitación y certificación de profesionales se refiere».

En cuanto a la situación que vive el sector en América Latina, Altmark ha precisado que «la región está muy retrasada en comparación con Europa y otros países. No podemos quedarnos atrás. El mundo reclama que las empresas y los gobiernos sean responsables de los datos que recolectan. Pero eso es imposible sin profesionales capacitados sobre cómo implementar los complejos principios y normativas dentro de las organizaciones».